Historia de los muebles

Historia de los muebles

Es posible ubicar el origen del mueble en el Antiguo Egipto; si bien la mayoría de los restos de esta época son más bien escasos y pertenecen casi en exclusiva a las clases altas. Los muebles de esta época eran bastante sencillos en cuanto a su estructura, aunque eran adornados con figuras geométricas en colores llamativos. Se han hallado lámparas, mesas, arcones y taburetes de los egipcios.

Varios siglos después, el mueble sufrió una gran evolución en la época de la Antigua Grecia. La filosofía imperante en la sociedad influenció los muebles de esta época, no obstante al principio siguieron adoptando la línea egipcia caracterizada por la ornamentación y el recubrimiento del mobiliario con componentes más onerosos como el marfil o el metal.

La pieza que sufrió una mayor evolución en la comunidad griega fue la cama; esta pasó de consistir en un simple cúmulo de pieles a una estructura de cuero y un colchón.

Más tarde, en el Imperio Romano, el mueble no sufrió una considerable evolución dado que los romanos no eran muy partidarios a decorar sus hogares, preferían ambientes austeros. El único hecho remarcable de los romanos es su interés en bordar figuras de animales en las patas de taburetes, sillones y sillas.

En la Época Románica, los muebles siguen siendo considerados únicamente como elementos funcionales y no como elementos decorativos.

En esta época los muebles se caracterizan por su robustez, así como por la introducción de elementos como el marfil o el hierro y la decoración con figuras de los manuscritos.

¿Qué ocurrió con los muebles a partir del siglo XVI?

A principios del Siglo XVI, se produce un gran cambio en lo que respeta a la decoración con la introducción del estilo Plateresco y su repercusión en los palacios y edificios de la época. El gusto por la ornamentación se convierte en baluarte en la que predominan los motivos vegetales. Los decorados austeros van dejando paso a figuraciones cada vez más ostentosas con frontones, dientes y columnillas. Los materiales más empleados fueron el hueso, el boj y el nogal.

Europa, en el Siglo XVII, fue azotada por una grave crisis, asolada por la miseria, el hambre y los conflictos políticos y religiosos entre estados. En esta época, surge el gusto por lo naturista aunque se siguen utilizando figuras geométricas con fines decorativos. El principal material utilizado es el nogal macizo, aunque también se utilizaron algunos como el hueso en los muebles más característicos y la concha de tortuga.

Esta tendencia continúa prácticamente hasta nuestros días. No sería, sin embargo, hasta el transcurso de la Primera Guerra Mundial, cuando el artista holandés Gerrit Rietveld, fabricó la primera silla zig-zag, así como la famosa silla azul y roja. Estos pueden ser considerados los primeros muebles vanguardistas.

El denominado estilo art decó, tuvo su inicio en 1910 y su época de mayor esplendor en 1925, con la exposición de Artes Industriales y Decorativas de París.

¿Cuando empezaron a aparecer los muebles que hoy en día conocemos?

En lo que se refiere a los muebles modernos, empezó a comienzos del Siglo XX con un estilo simplificado y claramente opuesto al tradicional adornado. Entre sus principales valedores se encuentran el danés Poul Henningsen y el finés Aalvar Aalto.

muebles Málaga

Para finalizar, el estilo contemporáneo en los muebles alcanzó su cota de máximo esplendor en los años 40 y 50 gracias a un estilo claro y simplificado. Entre sus principales exponentes se encuentra por ejemplo Ludwig Miles van der Rohe, quien confeccionó varios diseños con la Escuela Bauhaus de Arte y Diseño Alemana.